Postulados de la Reforma del siglo XVI

  • Sólo debemos adorar a Dios Trino: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
  • Sólo la Fe salva y es capaz de realizar buenas obras. Toda buena obra debe nacer de la fe y ser ejecutada libremente por el cristiano con la sola búsqueda de amar a Dios y al prójimo.
  • Sólo la Biblia es la única norma de fe y conducta del cristiano, por ser la única considerada como Palabra de Dios, inspirada por el Espíritu Santo. Las Confesiones Luteranas son una guía de lectura para la Biblia, pero no son Palabra de Dios.
  • Sólo Jesucristo es el único Mediador entre Dios y el hombre, y no se reconoce al Papa como cabeza visible de la Iglesia ni como vicario de Cristo. Los santos y la virgen son inigualables ejemplos de fe, pero no son mediadores ni intercesores, sino humanos justos y pecadores al igual que nosotros.
  • Sólo por Gracia Dios nos regala el don de la fe, sin que lo merezcamos o podamos realizar obras para conseguirlo. Dios nos da la fe y la promesa de Vida Eterna por puro amor a nosotros y nuestra respuesta es una vida con fe y obras que emanan de esa fe.
  • Sólo el Bautismo y la Santa Cena son los Sacramentos ordenados por Dios y son únicamente administrados por un pastor (salvo emergencias). No existiendo ningún impedimento real para el matrimonio de los sacerdotes en la Biblia ni en la tradición antigua de la Iglesia, se espera que pastores y pastoras se casen y tengan familia.
  • Sólo Dios puede perdonar los pecados y la confesión individual ante un pastor no es obligatoria, pero sí recomendable para todos los cristianos.